Ernesto Santolaya

Como no he tenido la suerte de encontrar una perla en una ostra, no puedo comparar si el subidón que provoca al comensal es menor, superior o es igual que el que a un editor le produce recibir una maravilla de texto como Percibo ciudad. De las dos perlas, me quedo con la literaria. Continue reading